Top

Asertividad.Bendito tesoro

La asertividad es una habilidad social esencial. Se trata de la capacidad de expresar las opiniones y emociones de manera apropiada y respetuosa con nuestro entorno favoreciendo de este modo el sano desarrollo de las relaciones personales.

La asertividad implica hablar con respeto, escuchar con atención y buscar soluciones positivas. De ahí la importancia de enseñar a los niños y niñas a ser asertivos ya que esta, además, les ayudará a establecer límites saludables, mejorar sus habilidades comunicativas y a desarrollar y potenciar su autoestima.


Los adolescentes suelen ser muy apasionados en sus opiniones y deseos, pero no siempre encuentran la manera más adecuada de poder expresarlos. Por eso, durante esta etapa es fundamental que aprendan a argumentar y a poder hacerlo de manera clara y efectiva sin resultar demasiado impetuosos o demasiado apocados. Esto implica no solo saber expresarse de forma exacta sino, sobre todo -y lo que más les cuesta en ocasiones- escuchar activamente y comprender los puntos de vista de los demás. Es importante que entiendan que no siempre se puede tener la razón y que la capacidad de negociar y llegar a acuerdos es fundamental en cualquier relación humana.

Enséñales que exponer sus puntos de vista de manera clara, respetuosa y convincente les dará las herramientas necesarias para poder defender sus argumentos y, además, muchas más probabilidades de éxito, ahora y en el futuro, de obtener aquello que deseen sin alterar o hacer sentir incomodos a otros.

Es importante que aprendan hacer valer sus opiniones ante los demás, pero nunca desde la manipulación. Escuchar de verdad y conectar de forma auténtica es clave para lograrlo. Por eso se vuelve fundamental alentarles a prestar atención a las necesidades y deseos de los demás, así como a tratar de entender sus puntos de vista, ya que de esta manera lograrán desarrollar relaciones positivas y efectivas sin necesidad de recurrir a la tiranía o a la manipulación.

También es básico que comprendan que liderar no significa imponerse sobre los otros, sino trabajar en equipo y colaborativamente. Enseñarles a ser humildes, a pedir apoyo cuando lo necesiten y a colaborar con los demás les ayudará a que puedan ser respetados y a que sus argumentos sean tenidos en cuenta. Destacar, además, que deben aprender a escuchar de verdad, a comunicar sus ideas y a trabajar juntos cuando sea necesario para lograr objetivos comunes.

Fomentar la comunicación abierta y la escucha activa también es esencial. Y, como comentábamos en anteriores rangos de edad, bajo el lema de la sinceridad, no todo está permitido. Nunca deberemos de pedirles que mientan, pero sí que se muevan en “territorios saludables de relación”, en los que puedan expresar lo que piensan sin dañar a los demás ya que ser sincero no es incompatible con ser considerado, amable y buen amigo o amiga.

Reconocer sus avances, sus logros y sus habilidades construye una sana autoestima y les dará ánimos para seguir adelante. Anímales a tomar sus propias decisiones, a asumir responsabilidades, a entender que todo lo que hacen tiene consecuencias -muy positivas a veces- y a que esto les fortalece, ya que les hace ser más autónomos y, por tanto, no tener que depender de los adultos para resolver aquellas cosas que pueden por sí solos.

Fomentad un ambiente de escucha en casa para poder conocer qué esperan, qué quieren y qué desean, sin juicios o la expectativa de que digan lo que tú quieres escuchar, ya que si ejercitan la asertividad tendrán una imagen positiva de ellos mismos y, además, se sentirán seguros para defenderse y expresar sus necesidades ahora y siempre.

En definitiva, enseñar a los jóvenes a ser asertivos les ayudará a establecer relaciones saludables y duraderas, tanto en su futuro laboral como en sus relaciones de pareja, ya que aprender a comunicarse de manera efectiva, saber escuchar activamente y manejar las emociones de manera saludable son habilidades que les servirán durante toda su vida.

De 0 a 3 años
De 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 y de 16 a 18 años

>

Valora esta publicación

Promedio 5 / 5. 10