Top

Cómo afrontar la vuelta al colegio o al instituto

Después de las vacaciones de verano, la vuelta al colegio, o al instituto, aparece siempre ante el calendario como un gran reto: vuelta a la rutina, a los madrugones semanales, a retomar los hábitos de estudio…

Por eso, para que tanto niños como adolescentes puedan vivir con ilusión el inicio del nuevo curso y afrontarlo como una oportunidad única de reencontrarse con sus amigos, hacer otros nuevos, ampliar sus conocimientos y pasar muchos momentos divertidos, debemos de abordarlo como un acontecimiento positivo.

Y de igual manera si comienzan en un nuevo colegio o instituto. Hay que enfocarlo como una experiencia única, donde tendrán la posibilidad de conocer a nuevos compañeros, profesores, metodologías de estudio… porque estas nuevas experiencias enriquecerán la vida de los niños y niñas y les hará convertirse en personas más flexibles y capaces de adaptarse a los cambios. Y en la vida, si algo tenemos seguro, es que siempre estamos en constante cambio y movimiento.


El regreso a la escuela no es siempre fácil cuando se es adolescente. Hay más presión por sacar buenas notas. Se deben dedicar más horas al estudio. Los profesores y los padres son más exigentes. Y, por si fuera poco, según la edad, tienen que empezar a decidir hacia dónde quieren encaminar su formación académica.

El verano ha sido largo y seguramente habrán podido desconectar al máximo pero, nuevamente en septiembre, deben volver a ponerse las pilas.

De hecho, para aquellos que empiezan la ESO, el cambio de ciclo puede convertirse en toda una experiencia: nueva escuela en muchos casos, nuevos compañeros, nuevos profesores, nueva metodología… Prácticamente “todo” es nuevo abriéndose ante ellos la oportunidad de reinventarse, de poder conocer quizá a personas más afines, de ampliar sus conocimientos… Como cuando eran pequeños -¿por qué no?-.

Nosotros, como adultos, debemos de estar a su lado para ayudarles a acostumbrarse a tanta novedad. Escuchándoles y apoyándoles en todo momento. Pero siempre sin presión y sin agobios para que puedan ser ellos quienes decidan -en la medida en que sea posible- cómo quieren preparar su “vuelta al cole”, ya que los consejos de los padres a esta edad pueden convertirse en: “lo que no quiero hacer, si tú me lo aconsejas”. Eso sí, sin olvidar hacerles ver y entender cuáles son sus responsabilidades y lo importante que es que se organicen bien desde el inicio de curso para poder ser lo más eficientes posible y poder tener tiempo para todo: estudios y ocio.

De 0 a 3 y de 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 años

Valora esta publicación

Promedio 4.6 / 5. 5