Top

Desde la estimulación temprana al refuerzo escolar

Por regla general todos tenemos en mente una imagen preconcebida de lo que se considera normal y, en el caso de la infancia, de cómo deben de ser los niños, y cuál es el camino establecido que deben de seguir para que todo se desarrolle con normalidad.

Pero no siempre es así. Porque cada niño, cada niña -en definitiva cada persona- es única y especial. No existen niños, ni personas “estándar” y es ahí donde reside nuestra grandeza.

Unos destacarán en determinados aspectos, pero no tanto en otros,  y viceversa. Y eso es lo normal y lo natural. Porque somos humanos y, como tal imperfectos, una obra de la evolución con su diferentes peculiaridades tanto en lo intelectual como en lo emocional. Por eso es importante que estemos junto a ellos en cada una de las diferentes etapas de su desarrollo evolutivo ayudándoles a conseguir que crezcan sanos y, sobre todo felices, de modo que puedan desarrollar todo su potencial.

 

Tranquilos pero atentos

Una de nuestras principales responsabilidades para con los niños es la de llevarles a los controles pediátricos establecidos por la AEP -Asociación Española de Pediatría- cuyo objetivo es el de hacer un seguimiento y evaluación sobre su adecuado y correcto desarrollo físico y neurológico.

Cada niño tiene ritmo, sí. Todos somos diferentes tal y como explicamos al principio de este artículo pero si, junto con los profesionales de la salud, observamos que existen “desviaciones significativas” que rebasan los límites de la normalidad, la estimulación temprana puede ayudarles a mejorar, ya que ésta es eficaz para niños con problemas de desarrollo –no en el caso de menores con un desarrollo cognitivo adecuado a su edad– teniendo en cuenta que la plasticidad o adaptabilidad del cerebro es máxima, sobre todo, durante los primeros meses de vida y hasta los seis años.

 

¿Qué se hace en estimulación temprana?

Entendiendo la misma como un conjunto de técnicas destinadas a impulsar el desarrollo cognitivo, emocional y social del niño entre los 0 y 6 años, cada dificultad en el desarrollo debe recibir un tratamiento específico. No es lo mismo un cierto retraso motriz que en el habla aunque, normalmente, los programas de estimulación suelen llevar a cabo actuaciones integrales donde se trabajan diferentes aspectos de modo que unos puedan apoyar a los otros.

Estas técnicas, que pueden aplicarse durante semanas, meses, o incluso años, tratan de corregir los déficits que presenta el niño, o que potencialmente pueda presentar, en la adquisición de las destrezas correspondientes a su edad -actuando además de forma preventiva- así como de estimular otras capacidades que ayuden compensar determinadas carencias en su neurodesarrollo. Son sesiones que utilizan el juego y la manipulación para resultar motivadoras para los pequeños y en ellas los resultados se ven, en ocasiones, enseguida y otras a más largo plazo.

 

Eres único y especial

Conforme vayan creciendo, tenemos que tratar de no vivir cada dificultad que se presente como un drama o un fracaso. Lo ideal es ver a los niños como la persona que son, de forma integral, sin centrarse en las dificultades que puedan tener, y sin compararles con los demás, porque todos somos únicos y especiales como comentamos en la introducción de esta publicación.

Felicitarles por sus logros, así como por su capacidad para aceptar sus limitaciones y, sobre todo, por esforzarse en conseguir las cosas. Y, si necesitan ayuda, entender que podemos hacer algo, y si ésta no está en nuestra mano facilitarles los medios que sean necesarios para que puedan comprender aquello que necesiten. Siempre tratando de respetar su ritmo ya que, en la mayoría de los casos, son situaciones de cierta dificultad en la comprensión de un área que se resuelven con más horas de refuerzo y atención personalizada. Algo con lo que puede que al principio no estén muy de acuerdo pero que cuando vean que todo es más fácil para ellos, y les salen bien las cosas, aceptarán y mejorará su autoestima.

Valora esta publicación

Promedio 4.5 / 5. 11