Top

El apego o vinculo afectivo

Como hemos comentado en anteriores publicaciones de Cuida de Mí, que los niños y niñas puedan crecer felices estableciendo relaciones sanas que repercutan en su adecuado bienestar emocional y en su pleno desarrollo social y afectivo es fundamental ya que el apego seguro – estar emocionalmente conectados- es vital para su correcto desarrollo.


La llegada a la adolescencia significa un cambio importante en la vida de los niños  porque el vínculo que mantienen con los padres, si bien sigue existiendo e influyendo, deja paso a una mayor madurez y a la entrada de otras relaciones donde van a elegir también a otros referentes ya sean amigos, profesores, orientadores u otros adultos a los que admiren, que se parezcan o que incluso que se alejen de lo que han sido para ellos sus padres.

Es un buen momento de reforzar su capacidad para explicar su propia historia vital, de sobreponerse a aquello que puedan haber percibido o sentido como situaciones desagradables o momentos infelices y de decirse a sí mismos que estos son algo que pueden superar, y que pueden llegar a ser todo aquello que quieran ser.

Y es que es en la adolescencia donde se va a poder visualizar el resultado de la construcción de un apego positivo o seguro o de un apego inseguro; y los adultos, también a estas edades -tal y como comentábamos en el rango de edad de 6 a 12 años- debemos continuar mostrándoles que somos sus incondicionales, que les querremos siempre, con valoraciones sinceras y demostrando que confiamos, creemos y vemos lo mejor de ellos y todo su potencial.

Muchos de los problemas de relación entre jóvenes o adultos tienen su origen más profundo en el tipo de apego que se construyó durante su infancia. Destacar que los niños o niñas que han sufrido maltratos o abusos físicos suelen anticipar en su vida que van a volver a ser agredidos por las personas que presuntamente deberían amarlos pudiendo incluso llegar a reproducir estos patrones. Se sienten confusos frente a sus propias emociones -y no digamos las de los demás- y se suelen mostrar agresivos, intolerantes y poco respetuosos con las necesidades de los demás. Un círculo vicioso que puede necesitar de ayuda profesional para resolverse en la edad adulta para cambiar y disfrutar de las relaciones sin temor ya que este apego inseguro genera dificultades en las relaciones personales, de autoestima, confianza en los demás…

De 0 a 3 y de 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 y de 16 a 18 años

Valora esta publicación

Promedio 4.8 / 5. 5