Top

El apego o vinculo afectivo

Como hemos comentado en anteriores publicaciones de Cuida de Mí, que los niños y niñas puedan crecer felices estableciendo relaciones sanas que repercutan en su adecuado bienestar emocional y en su pleno desarrollo social y afectivo es fundamental ya que el apego seguro – estar emocionalmente conectados- es vital para su correcto desarrollo.


Como explicamos en el rango de edad de 0 a 3 y de 3 a 6 años establecer un apego seguro consiste en estar al lado de tus hijos cuando te necesiten, atendiéndoles de forma incondicional con el amor y el cariño que merecen y demostrándoles tu amor con abrazos, besos, gestos y palabras que les hagan sentirse seguros; creando una relación de confianza y seguridad que les haga crecer sabiéndose queridos y valorados, que no sobreprotegidos o idealizados.

Conforme los niños van haciéndose mayores continúa siendo fundamental seguir construyendo y manteniendo el apego o vínculo emocional. Es verdad que todos podemos tener un mal día, levantar la voz o estar enfadados, pero tenemos que tener siempre presente que, aunque los pequeños ya no sean bebés, la relación de apego debe mantenerse. Y eso incluye las cosquillas, las risas y los juegos con achuchones y abrazos. También los “te quiero” y las valoraciones sinceras demostrando que vemos lo mejor de él o de ella y todo su potencial. Que somos sus incondicionales, que les querremos siempre y que confiamos y creemos en ellos, algo fundamental que, además de empoderarles, fomentará su autoestima, siendo esta la base de la seguridad y para pensar que el mundo es un lugar donde poder entablar relaciones maravillosas, y que la vida vivida con confianza merece la pena.

Respecto al apego a algunos objetos, ya no sólo sus muñecos favoritos sino a objetos inverosímiles como un mueble viejo, este suele representar su necesidad de seguridad frente al cambio. Esa nevera que siempre tuviste, ese jersey que le recuerda buenos momentos y que ya casi no le cabe… puede que se aferren a ellos como si mágicamente les fueran a proporcionar ese bienestar que sólo puede ofrecer lo conocido que creían inmutable y lo cual no suele ser perdurable en el tiempo e ira desapareciendo poco a poco.

De 0 a 3 y de 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 y de 16 a 18 años

Valora esta publicación

Promedio 5 / 5. 3