Top

¿Elegimos a sus amigos?

Cuando nuestros hijos nacen se incorporan a nuestra familia, nuestro estilo de vida -el cual también varía ante un acontecimiento tan importante como su llegada- y a nuestro círculo de amistades con sus respectivos niños y niñas. Así, desde muy temprano, comienza el proceso de socialización. Aprender a vivir entre iguales, buscando afinidades, superando conflictos y, en definitiva, creciendo también gracias a los demás, como seres sociales que somos.


A edades muy tempranas, cuando son bebés, los niños necesitan básicamente estar en contacto con sus padres, si bien, desde un primer momento, comenzamos a introducir nuevas personas en su vida como son nuestros familiares o amigos.

Estar junto a nosotros les ofrece modelos de ser y de comportarse, y les guía en su incorporación al mundo social, tan importante y necesario para los seres humanos.

Evidentemente, durante la primera etapa de su infancia, los niños no eligen sus amistades sino que somos nosotros los que lo hacemos por ellos. Eso sí, desde muy pequeños manifestarán por su carácter con quien se sienten mejor o con quién se muestran más inquietos o nerviosos. Y, si elegimos un cuidado complementario, ya sea una canguro o una escuela infantil, también lo haremos en parte por afinidad con esas personas y/o con el modelo educativo en el caso de la escuela, buscando siempre que se sientan acompañados y protegidos cuando no estamos.

A partir de los 2 años es más posible ya ver su personalidad y los pequeños eligen más con quién les gusta estar. Normalmente se ponen al lado de otros niños para jugar de forma paralela y, aunque apenas haya interacciones, estos contactos son un gran “campo de pruebas o entrenamiento” muy beneficioso para ellos. Por eso, desde Cuida de Mí, consideramos muy recomendable facilitar este tipo acercamiento a través de los parques y también de las escuelas infantiles, ludotecas o en escuelas de madres y padres. Todas ellas buenas opciones para iniciarse en la socialización, más allá de nuestra familia y amigos y que les mostrarán, además, modelos de relación positiva.

De 0 a 3 años
De 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 años
De 16 a 18 años

Valora esta publicación

Promedio 5 / 5. 1