Top

Enseñándoles sus derechos

Desde que en 1989 se firmase en la ONU la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), estos se encuentran recogidos en un tratado internacional, vinculante y de obligado cumplimiento para todos los países que la firmaron, y para los que se han unido en años posteriores, 196 en total.

El tratado consta de 54 artículos que recogen los derechos  inalienables de los niños, así como las obligaciones y responsabilidades de los  gobiernos, y de otros agentes como los padres o la sociedad en su conjunto, para garantizar su correcto cumplimiento, en pro de la protección de la infancia, basándose en:

  • El derecho a la igualdad sin distinción de raza, religión, idioma, nacionalidad, sexo ni cualquier otro rasgo.
  • El derecho a ser protegidos y a promover su desarrollo físico, mental y social.
  • El derecho a tener un nombre y una nacionalidad desde su nacimiento.
  • El derecho a una alimentación, una vivienda y una atención médica adecuadas.
  • El derecho a educación gratuita y de calidad y a que los niños con alguna discapacidad reciban el tratamiento adecuado.
  • El derecho a una familia que les quiera y una sociedad que les proteja.
  • El derecho a jugar.
  • El derecho a recibir ayuda si su integridad está en peligro por cualquier razón.
  • El derecho a protección contra cualquier forma de abandono, abuso, crueldad y explotación laboral o sexual y a no participar en conflictos bélicos.
  • El derecho a ser criados con un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

A los adolescentes, al igual que a los pequeños, también hay que hacerles ver la importancia de la existencia de los Derechos del Niño y de que estos estén reconocidos y legislados a nivel internacional por una gran mayoría de países del mundo.

En la adolescencia, un hecho de vital relevancia, es que se les siga considerando como niños hasta los 18 años. Es normal que, en ocasiones, tengan ganas de ser adultos y de  llegar a la mayoría de edad para disponer de más libertad. Y es su derecho alcanzar ese momento con las máximas garantías. En esta edad, más que nunca (también este derecho afecta desde la primera infancia) tienen derecho a participar y a que  su voz sea escuchada, especialmente, en los temas que les afectan y les conciernen.

También tienen derecho a un ocio constructivo, que les ayude a construir relaciones interpersonales gratificantes y enriquecedoras, en un entorno libre y saludable.

El derecho a la participación conlleva haberles enseñado a opinar respetando el orden de palabra o las opiniones de otros, con asertividad y capacidad de escucha. También significa que hayan tenido la oportunidad de participar en la vida cultural y las reivindicaciones sociales de su entorno, porque es en él donde van a hacerse adultos activos con Derechos como ciudadanos.

Deben aprender a valorar lo que significa votar y formar parte de una sociedad democrática y también a ser solidarios con los más vulnerables y a poder aportar su grano de arena. Es muy interesante poder buscarles opciones de voluntariado o, de forma más informal, de visitar a personas mayores, acompañar a los adultos al colegio electoral o interesarse por las asociaciones que haya a su alrededor. Es su Derecho crecer en este ambiente de poder sentirse útiles para la sociedad.

De 0 a 3 y de 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 y de 16 a 18 años

Valora esta publicación

Promedio 5 / 5. 3