Top

Mi hijo está llorando

Llorar es humano. Algo natural e intrínseco a nuestra condición que nos sirve desde que nacemos para expresar cómo nos sentimos y si algo nos produce dolor, pena o incluso alegría. Sentirse triste a veces y llorar, tanto si somos niños como si somos adultos, es normal y no tenemos por qué avergonzarnos de ello.

Las lágrimas de los niños nos afectan desde que son pequeños porque nos dicen que algo no va bien y despiertan en nosotros el instinto de protección y de ayuda para intentar tranquilizarles, calmarles y que se sientan mejor. Aprender a entender esas lágrimas, a mitigarlas e incluso a reconducirlas es parte del aprendizaje de ser padres y de conocer a otro ser humano, aunque sea “en miniatura”.

De 0 a 3 y de 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 y de 16 a 18 años