Top

Nuestro hogar es de todos

Compartir las responsabilidades de casa es una buena manera de hacer partícipe a los niños y adolescentes sobre lo que supone la convivencia y la importancia de vivir en armonía en familia. Porque hacerles las cosas no les enseñará a asumir autonomía, ni a ser ordenados, ni responsables, un buen plan puede ser hacer juntos una lista de tareas que, según la edad y disponibilidad, cada uno pueda asumir. Como un acuerdo informal, pero hecho desde el cariño, y también desde la necesidad de un mundo en el que todos debemos tener derechos, pero también obligaciones.

Volver a COMPARTIENDO EN FAMILIA