Top

Cómo promover la creatividad

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose, decía Einstein. El “estar en forma” de la mente, que combina la agilidad mental, con la introducción de variables emocionales, la capacidad de resolver conflictos, de plantear alternativas y de tomar decisiones acertadas y distintas. De ser original e innovador.

Un valor en alza en un mundo en constante cambio en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto. La buena noticia es que ésta se cultiva y que se puede desarrollar con una buena educación creativa.


¡Qué divertido es crear!

De los 3 a los 6 años, todo lo que sea juego es muy positivo para los niños ya que este amplifica su atención, su comprensión y su imaginación.

Debemos de tener en cuenta que aunque hay juegos y juguetes pensados para que la creatividad se expanda, estos no son estrictamente necesarios ya que, por ejemplo, cuando los pequeños utilizan un simple tenedor sobre el puré para hacer surcos, montañas o agujeros también están siendo creativos. Todo lo que nos rodea es perfectamente válido, desde los objetos cotidianos a los viajes, los paseos…  Lo importante es que, siempre que no superemos los umbrales de seguridad, no pongamos puertas a ese campo tan fértil y tan positivo para ellos con órdenes como “eso no se hace”. Si nos unimos a los pequeños y “tiramos de la cuerda” de las posibilidades lúdico-creativas, no sólo les estaremos educando en creatividad sino que también recuperaremos al niño que nosotros fuimos e impregnando al acto de pensar libremente de la emoción de sentirse queridos.

La creatividad en familia puede tener espacio en las salidas, las visitas a museos, conciertos, teatros, marionetas… pero también en momentos en los que los niños pueden experimentar sensorialmente y mancharse a gusto: cocinando, con la tierra del parque, con barro, plastilina, pinturas, tizas…

Es importante también, a la hora de escoger un colegio, observar cómo valoran y potencian la creatividad, y no sólo en la etapa infantil. Introducir el trabajo por proyectos puede ser una buena opción en muchos aspectos pues, además de desarrollar la creatividad, propicia experiencias que harán que los niños puedan descubrir qué es lo que les gusta. Lo interesante es ver en qué porcentaje se combina creatividad con disciplina y esfuerzo, ya que todo es importante.

De 0 a 3 años
De 3 a 6 años
De 6 a 12 años
De 12 a 16 y de 16 a 18 años

Valora esta publicación

Promedio 5 / 5. 6