Top

Seguimos teniendo cosas que podemos compartir

Desde que la COVID llegó a nuestras vidas estamos viviendo una situación histórica única que nos ha obligado a modificar muchas de nuestras costumbres, a ser más flexibles, a aceptar nuevas normas, a adaptarnos a nuevos modelos de educación, de trabajo… en definitiva a tener siempre a punto un sinfín de valores y habilidades que debemos tratar de transmitir a los más pequeños, y a los que ya no lo son tanto, de la mejor manera posible.


De 6 a 12 años

Esta franja de edad es uno de los mejores momentos para educarles en la importancia de la salud y de la prevención, más teniendo en cuenta la situación que nos ha tocado vivir. Pero no como algo que pueda convertirse en una obsesión si no dándole el peso que realmente requiere la prevención, la alimentación sana, la comprensión de las enfermedades y el conocimiento sobre su propio cuerpo.

También es una forma de poder tranquilizarles, y de que puedan valorar la ciencia y el trabajo que llevan a cabo los científicos, investigadores, médicos, enfermeros…

A medida que van cumpliendo años comienzan a comprenden que, debido a la pandemia, no podemos compartir cosas materiales, ni besos o abrazos. Pero eso no quita que podamos compartir una charla al aire libre manteniendo la distancia de seguridad -o por otros medios- o cosas que no son materiales.

Es momento de que comprueben que las cosas solo son cosas, y que los seres humanos tenemos el poder de la creatividad para inventarnos otras formas de disfrutar y de compartir que impliquen experiencias, lecturas,… además de valorar lo que tienen, lo realmente importantes que son las personas a las que queremos y que formamos parte de un proyecto común en el que todos somos únicos y una pieza del puzle.

Por eso deben de cumplir con las medidas de seguridad para protegerse y proteger a los demás y, como comentamos en la edad de los 3 a 6 años, si lo que les preocupa es que puedan ponerse enfermos, o que puedan enfermar las personas que más quieren: sus padres, sus hermanos, sus abuelos, sus tíos, primos… podemos abordar la cuestión explicándoles que el Coronavirus es una enfermedad, que también da fiebre y molestias, pero que a algunas personas les cuesta mucho más recuperarse. También podemos decirles que no es una enfermedad que tenga mucha incidencia en niños y que si se ponen malitos se parecerá muchísimo a una gripe.

Otro aspecto importante del que pueden sacar algo positivo sobre las medidas preventivas que ha traído la COVID y, en particular, de llevar mascarilla es el aprender a vocalizar de la mejor manera posible, para hacerse oír con el volumen adecuado y a atender a los demás en silencio para facilitar la escucha. Algo muy necesario a esta edad y más adelante conforme van creciendo.

Para los más pequeños
Para los medianos
Para los mayores
Volver a sección COVID-19

Valora esta publicación

Promedio 5 / 5. 4